¿Cuál es su excusa para no usar audífono?

Muchas personas sucumben a adaptarse a los audífonos, ya que es muy agotador al principio. El esfuerzo necesario para enfocar, entender el habla en un ambiente ruidoso y los componentes físicos y emocionales involucrados hacen que la gran mayoría de los usuarios sucumben a un estrés no habituados.

Sólo que no todo está perdido. El hada cenicienta de los audífonos no surgirá de la nada para resolver el problema. ¡Usted debe comprometerse para poder hacerlo frente! He escogido las excusas más utilizadas y las respuestas humorísticas que podríamos dar a la persona reacia a usarlos …

¡No puedo adaptarme!

¿Lo ha intentado lo suficiente? Por cierto, ¿a que llama haberlo intentado lo suficiente? ¿Cuántas configuraciones diferentes probó? Cuando usted hace un nuevo ajuste, ¿usa sus audífonos directamente durante diez días o más o va probando los cambios de volumen? ¿Cuánto tiempo hace que utilizó instrumento estable y fuerte?

¡Mis electrodomésticos silban!

¿Has perdido peso? ¿Cuando el silbido se fue, fuiste a regular el teléfono de nuevo?

¡Es que no escucho como antes!

Por supuesto que no, esto es un hecho, y lamentarse es una pérdida de tiempo. El escuchar sin problemas auditivos es un gran regalo y la tecnología no llega a esa perfección, pero casi. Muchas personas se quejan de que el sonido es metálico o robótico. Con un audífono no vas a volver a escuchar como antes, vas a tener la oportunidad de escuchar de otra manera. Un nuevo comienzo. ¡Tienes que proponerte a que te guste este nuevo sonido en lugar de simplemente sentarse y quejarse de él como niño llorón.

¡Empeora mi tinnitus!

Cada caso es único. Mi tinnitus empeoró bastante tarde en el día cuando finalmente me quite los audífonos para dormir. Al principio me molestó mucho y he usado esa excusa, hasta que caí en la cuenta: ¿qué es más importante, contar con un zumbido bajo continuo o escuchar todo el día? Me quedo con la segunda opción.

¡Me duele la cabeza!

Tanto a la adaptación de los audífonos como al implante coclear, hay partes de su cerebro que se tienen que acostumbrar a escuchar los nuevos sonidos. Los audífonos amplifican todo (especialmente en ambientes ruidosos) y creo que el sueño de cualquier persona con problemas de audición es una forma ‘seleccionar: sólo el habla. Cuando tiene la cabeza dolorida y cansada es porque está trabajando para readaptarse a una nueva condición. Persistir y no darse por vencido.

Cuanto mayor sea el esfuerzo, antes llegará a esa zona de confort y amor incondicional hacia la tecnología. El enfoque siempre debe estar presente y no sólo quejarse y poner excusas. La adaptación a los audífonos y los implantes coceares es como una estricta dieta: te dan ganas de echar a bajo la pared y poner un pie en la calle, pero después de un tiempo de dedicación y perseverancia, usted conseguirá los resultados y hace que cualquier pena haya sido menor. Hazte un favor a ti mismo y no interrumpas tu proceso de audición – si su médico le dice que lleve audífonos, es porque usted debe usarlos. A veces las personas piensan que la sordera es su gran problema, pero no se dan cuenta de que en realidad es su actitud hacia la sordera el verdadero malo de esta historia. Si finalmente decides no usar los audífonos, ten en cuenta el daño que con el tiempo te harás en el trabajo, con la familia, con los amigos y en sus relaciones románticas. ¡Tu decides!