¿Existe alguna cura para la sordera?

neurotrofina

Investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Harvard, publicaron los resultados de un estudio que nos puede hacer que revisemos nuestro concepto más importante sobre la sordera. Hoy entendemos que la sordera neurosensorial, es el resultado del daño a las células ciliadas de la cóclea, que es casi siempre permanente, y no tienen cura. Una de las causas más comunes de este tipo de sordera es la exposición excesiva al ruido.

En el estudio, dirigido por el investigador Gabriel Corfas se administró tamoxifeno (fármaco utilizado en algunas etapas del tratamiento para el cáncer de mama) en ratones con sordera causada por exposición previa al ruido. Dos semanas después de la administración, utilizando el evocados auditivos de pruebas de potencial (ABR) similar a la utilizada en la práctica clínica en los seres humanos, se observó la recuperación de la audición. Esta mejora no se observó en el grupo control que no usa el fármaco.

El tamoxifeno actúa a nivel genético, aumentando la producción de la neurotrofina (NT-3), una proteína que actúa en la comunicación entre las células pilosas del oído interno y el cerebro,  provocando la recuperación de la vía auditiva.

Hay un camino muy largo que recorrer hasta que sepamos si estos resultados se pueden reproducir en los seres humanos. Sin embargo, este y otros estudios en curso sugieren que en un futuro próximo, los pacientes con pérdida de la audición inducida por el ruido o debido al envejecimiento se pueden curar con una terapia genética.